ACTA DE LA SESIÓN DEL DÍA 10 DE MAYO DE 1936

En Fuencaliente a diez de mayo de mil novecientos treinta y seis. Previa convocatoria al efecto con expresión del objeto de la sesión, se reunieron en el Salón de sesiones de estas Casas Consistoriales bajo la presidencia del Sr. Alcalde D. Juan José García-Moreno, los Vocales de la Comisión Gestora Municipal D. Regino Morales Vates, D. Fernando Gómez Bernabé, D. Fernando García Lozano, D. Inocencio García Delgado, D. Teodoro Pérez Santos, D. Gregorio Delgado Gutiérrez, D. Benito Piedrabuena Pozo, y D. Eduardo Pérez Díaz, dejando de concurrir D. Felipe García y García D. Nicanor García Díaz  sin haberse excusado.

Siendo la hora de las diez y nueve el señor Presidente declaró abierta la sesión, procediendo yo el Secretario a la lectura del acta de la anterior que fue aprobada.

Seguidamente y en vista de la denuncia que viene presentada por el Sr. Síndico D. Fernando Gómez Bernabé, contra el Sereno Municipal D. Tomás Muñoz Casado, porque en vez de imponer su autoridad como Agente en defensa del Régimen Republicano, con ocasión de la salida para la cárcel de fascistas de esta localidad el día 17 de abril anterior, a cuyo acto de despedida acudió referido empleado, y no solo consintió que se hiciera el saludo fascista sino que también lo hizo él, diciendo además a voces que se llevaban a la cárcel a personas honradas y se quedaban los granujas y sinvergüenzas, cuyo proceder estuvo a punto de provocar un conflicto de orden público, acuerda el Ayuntamiento instruir contra dicho empleado expediente para depurar la falta en que haya podido incurrir, designando como juez instructor de dicho expediente a los efectos del Reglamento de Empleados municipales de 23 de agosto de 1924, al Sr. Concejal D. Gregorio Delgado Gutiérrez, cuyo expediente una vez concluso, someterá a la deliberación del Ayuntamiento, y en tanto aprobar la suspensión de empleo y sueldo que viene acordada y denegar la reposición solicitada por dicho empleado.

Del mismo modo se trató de las supuestas faltas cometidas por el guarda municipal D. Felipe Gutiérrez Bernabé, el cual, una de las faltas cometidas es decirle al vecino de esta villa Clemente Castilla que la denuncia que le había puesto por pastoreo de un cerdo de su propiedad, en finca de Román Díaz Muñoz, no tenía el la culpa y sí el Alcalde que le había mandado, desconociendo la Alcaldía completamente este hecho; otra es, que al mismo denunciado y por otros daños causados con su ganado en finca de Juan Valverde, lo requirió para que se entrevistara con éste y no denunciarlo, haciéndole indicaciones para que le gratificara por ello, dejando incumplida su obligación al no denunciar los daños y hechos que presenciara o conociere y dejando burlada la acción de la justicia, no presentando más denuncias que contra aquellos que no le gratificaban a él, siendo muchas las quejas producidas en este sentido, y otra falta es, que la mayoría de los días no presta ningún servicio al Municipio, dedicándolos a estarse en una propiedad suya, estando muy demostrada su insubordinación y malicia obrando en todos sus actos con manifiesto incumplimiento de su deber y alterando los hechos en el sentido que más le conviene a su forma de actuar como guarda, por cuyo motivo se le suspendió de empleo y sueldo; en su consecuencia acuerda el Ayuntamiento se instruya contra dicho empleado, expediente para depurar las faltas en que haya podido incurrir, designando como juez instructor de dicho expediente al concejal D. Gregorio Delgado Gutiérrez quien se atendrá en la Instrucción del mismo a los preceptos del Reglamento de Empleados municipales de 23 de agosto de 1924, cuyo expediente una vez concluso someterá a la deliberación del Ayuntamiento, acordando también aprobar la suspensión de empleo y sueldo que le fue impuesta a dicho empleado y denegarle la reposición que tiene solicitada.

Después el Sr. Alcalde expuso que era de absoluta necesidad la creación de una plaza de Oficial de secretaría puesto que con sólo el Secretario y el Auxiliar que sirven la Secretaría de este Ayuntamiento, resulta materialmente imposible atender a los múltiples servicios que pesan sobre la misma, como habían observado los señores Concejales. Discutido convenientemente el asunto, se aprecio la necesidad de crear dicha plaza de Oficial y en tanto que se cuenta para ello con consignación en el presupuesto municipal, debía nombrarse un temporero que auxilie al Secretario en sus trabajos, proponiendo entonces el Sr. Alcalde al vecino de Almodóvar del Campo D. José Antonio Caja Soler, persona competente y con el que había hecho algunas gestiones, acordándose por unanimidad designar al expresado Oficial temporero de la Secretaría de este Ayuntamiento con el sueldo mensual de 250 pesetas y en tanto se cubre la plaza reglamentariamente.

Con lo cual y no habiendo más asuntos de que tratar se dio por terminada la sesión levantándose la presente acta que leída y hallada conforme la firmas los señores concurrentes de que yo el Secretario certifico.