ACTA DE LA SESIÓN DEL DÍA 20 DE ABRIL DE 1938

En Fuencaliente a veinte de Abril de mil novecientos treinta y ocho previa convocatoria al efecto se reunieron en el Salón de actos de este Ayuntamiento bajo la presidencia del Sr. Alcalde Presidente D. Román Muñoz Burgos al objeto de celebrar la sesión ordinaria los señores Consejeros Escolástico Pérez García, Martín Carmona Toril, Juan José García Moreno-Muñoz, Frutos Fernández Pozo, Antonio Muñoz Casado, Fernando García Lozano y Felipe García García. Dejaron de comparecer los Consejeros Benigno Díaz Muñoz, Antonio Muñoz García-Moreno y Antonio Prior Pulgarín por hallarse ausentes.

Actúa como Secretario el que lo es en la actualidad Antonio Morales García. Siendo la hora de las diez y nueve el Señor Presidente declaró abierta la sesión.

Acto seguido el Señor Presidente dio cuenta a los concurrentes que con motivo de un viaje realizado por éste a Ciudad Real para gestionar asuntos de este Municipio había hecho gestiones para consultar con el Excmo. Sr. Gobernador Civil acerca de la renovación de este Consejo Municipal puesto que ya le habían presentado algunas credenciales expedidas por sus respectivas organizaciones, cuya gestión no había podido realizar por no haber podido ponerse al habla con expresada Autoridad, habiéndose dirigido a la misma en tal sentido por medio de oficio sin que se haya recibido contestación hasta la fecha del resultado.

Igualmente hizo saber la Presidencia que no habiendo sido designado el Consejero de Propaganda a pesar de que se había ya recordado en varias circulares publicadas en el Boletín Oficial de la Provincia, procedía su designación. Enterados los señores concurrentes de lo expuesto, se procedió acto seguido a su nombramiento por medio de votación abierta resultando, por 5 votos de mayoría, ser el designado el Señor Alcalde D. Román Muñoz Burgos, acordándose se dé cuenta de ello al señor Gobernador Civil según está ordenado.

Seguidamente y habiendo habido varias peticiones de dueños de ganados solicitando terrenos para pastos de sus animales por haber grande escasez de comidas y encontrándose parados los aprovechamientos de los Propios de esta Villa denominados Riñoncillos, Hontanillas y Robledo, se acordó por unanimidad de los concurrentes el que se proceda con toda rapidez a celebrar las subastas del aprovechamiento de pastos de expresados Montes para lo cual había que hacérselo saber a la Jefatura de Montes de la provincia y que debido a lo avanzado de la época y atendiendo a la necesidad de pastos, éstas deben celebrarse enseguida y concederles un plazo sólo de diez días de exposición a los anuncios al objeto de que éstas fueran celebradas el día treinta del actual.

Incontinenti y existiendo la vacante de uno de los Vocales que constituyen el Comité Agrícola Local por defunción del Consejero Miguel Díaz Calvo, que era el que desempeñaba dicho cargo, se acordó que dicha vacante pase a ocuparla el Consejero Alejandro Carmona Toril.

Acto seguido y no habiéndose constituido en esta localidad la Junta de Defensa Pasiva ordenada crear por Decreto del Ministerio de Defensa Nacional de fecha 28 de junio anterior y circular recibida del Presidente del Comité Provincial recordando su constitución, lo que no se había ejecutado por falta de personal adecuado para ello, se acordó el dirigirse al Presidente en la provincia de dicho organismo consultándole el caso, de cuya consulta no se había recibido noticia alguna.

Y por último el Consejero Señor Carmona interrogó a la Presidencia sobre el por qué al sereno municipal Simón Trenado se le había descontado los haberes de un mes por falta de asistencia a su trabajo, habiendo obedecido dicha falta por enfermedad, contestándole la Presidencia sería estudiado el caso para si procedía su abono, aunque según su criterio la dolencia padecida no debía atribuirse como tal enfermedad toda vez que esta solo obedecía a una lesión producida en la vista consecuencia de un golpe fuera del cumplimiento del servicio. Igualmente se preguntó por el susodicho Consejero el por qué no había sido trasladado el Ayuntamiento al edificio en que anteriormente se hallaba, siéndole contestado el que todo ello obedecía a que había que hacer reparaciones en el mobiliario como eran las butacas, sillas y otros, así como efectuar la limpieza correspondiente.

Con lo cual y no habiendo ningún otro asunto de que tratar se levantó la sesión y de ella la presente de que yo el Secretario certifico.