ACTA DE LA SESIÓN DEL DÍA 10 DE OCTUBRE DE 1938

En la villa de Fuencaliente a diez de Octubre de mil novecientos treinta y ocho, previo requerimiento hecho al efecto, se reunieron en el Salón de sesiones de este Consejo Municipal bajo la presidencia del señor Alcalde Fernando García Lozano al objeto de celebrar la sesión pública y ordinaria correspondiente a este día, los Consejeros Florentino Gallardo Heras, Escolástico Camacho Coslado, Severiano Pérez García, Escolástico Pérez García, Antonio Muñoz García-Moreno y Felipe García García, no compareciendo Antonio Muñoz Casado y Emilio Pérez Santos por hallarse cumpliendo sus deberes militares.

Siendo la hora de las veintidós el señor Presidente declaró abierta la sesión. Actúa de Secretario el que lo es en la actualidad con el carácter de interino Antonio Morales García.

Acto seguido el señor Presidente expuso a los reunidos que siendo de todos conocido se habían hecho las visitas y cálculos necesarios para el arreglo y modificación de la calle de García Hernández tanto por algunos miembros del Consejo como la Comisión de Vías y Obras del mismo según acuerdo de la sesión anterior, así como también habían sido requeridos los albañiles para que hicieran un cálculo aproximado del coste de dichas obras los cuales según nota que por los mismos fue entregada a la Alcaldía y que este exhibía, aprecian que el coste de dichas obras debe ser el de diez mil pesetas.

Enterados los concurrentes y después de una amplia deliberación sobre el particular se acordó el que la obra de referencia bien apreciada su cuantía no debía exceder de nueve mil pesetas, para cuya ejecución no había crédito consignado en presupuesto por cuya causa y toda vez que dichos trabajos no son de suma urgencia, de proceder a su inmediata realización había que recurrir a la formación de un presupuesto extraordinario o en su caso dejar pendiente el pagar dichos trabajos para atenderlos en presupuestos venideros sin perjuicio de que se proceda a la formación del proyecto, presupuesto y plano que fuese necesario y que en la ejecución de jornales tome parte directa el Consejo Municipal para la evitación de perjuicios que pudieran resultar para ambas partes, o sea para los que la ejecuten y la Corporación.

Después se dio cuenta de un escrito suscrito por el que fue alguacil de este Ayuntamiento Antonio Redondo Fernández en cuyo escrito se dice que el día último del mes de Abril pasado presentó en esta Alcaldía instancia en la cual solicitaba su jubilación por no poder continuar desempeñando el cargo de alguacil por su avanzada edad, en la que se hacía constar ha estado desempeñando el cargo de empleado municipal durante mas de veinte años consecutivos. Puesto a discusión este asunto se acordó por unanimidad de los concurrentes el denegar lo que se solicita en mencionado escrito y que así se le comunique al interesado.

También se acordó el facultar al señor Presidente para que dé cuenta al Sr. Inspector de Primera Enseñanza del estado en que se encuentran las Escuelas públicas de esta Localidad con respecto a la número 1 de niñas y única de niños.

Igualmente se dio lectura a un escrito presentado por el Consejero Felipe García García en el que se hace constar que en virtud a que el partido de Unión Republicana ha nombrado otro para sustituirle en el Consejo Municipal suplicaba a la Corporación le admita la dimisión del cargo que viene desempeñando de Consejero de este Municipio. Visto lo expuesto en el escrito de referencia, no hubo unanimidad de opiniones sobre este asunto el cual se llevó a la votación siendo desestimada la petición hecha por cuatro votos en contra y dos votos en favor de la misma.

Después se dio cuenta de una comunicación procedente del Gobierno Civil de esta provincia por la que se participa a esta Alcaldía puede dar posesión del cargo de Consejero Municipal de este Consejo a Gerardo García-Moreno Gil que ocupará la vacante producida por dimisión de Juan José García-Moreno Muñoz y cuya propuesta había sido formulada por el Comité de Izquierda Republicana a cuya entidad pertenece el aludido y cuya propuesta había sido aceptada por la Superioridad y cuya propuesta fe bien vista por los asistentes cuya orden el señor Presidente era el encargado de cumplir.

Con lo cual y no habiendo ningún otro asunto de que tratar se levantó la sesión y de ella la presente de que yo el Secretario certifico.