COPIA DE LAS ACTAS DE LAS SESIONES CELEBRADAS POR EL AYUNTAMIENTO DE FUENCALIENTE ENTRE 1935 Y 1939

Desde el año 2006, y gracias la Diputación Provincial, los fondos documentales del archivo del Ayuntamiento de Fuencaliente se hallan catalogados e inventariados. (Ya pusimos en fuencaliente.net/archivo una copia de la relación de todos los documentos que se conservan en el archivo).

Entre los pocos documentos que tienen interés general se encuentran los Libros de Actas de las sesiones celebradas por la Corporación Municipal, y entre los libros de actas antiguos que milagrosamente se conservan se encuentra el Libro que comprende el periodo de 1935 a 1939, concretamente desde el 26 de septiembre de 1935 al 13 de abril de 1939, es decir, que comprende todas las sesiones que celebró el Ayuntamiento de Fuencaliente durante la Guerra Civil.

Para los interesados en este periodo dramático de nuestra historia he hecho la trascripción literal de dichas actas, intentando no añadir ni quitar palabra alguna. Tan solo hemos resaltado en letra negrita alguna palabra que refleje el asunto tratado en cada párrafo, y los nombres de las personas que aparecen en dichas actas para que sea fácil su localización, porque al fin y al cabo la penosa historia de estos años la vivieron hombres y mujeres de Fuencaliente, muchos de ellos ya olvidados. Les toco a ellos, pero nos podía haber tocado a nosotros, sus descendientes. Sirva este trabajo para recuperar su memoria.

Las actas las redactaban los Secretarios del Ayuntamiento, que en esta época fueron: Ervigio Pérez Serrano, hasta marzo de 1938 en que presentó su dimisión; Antonio Morales García, auxiliar del Ayuntamiento que estuvo habilitado como Secretario hasta octubre de 1938; y Eugenio Muñoz Ramírez, que ocupó la plaza vacante de Secretario en octubre de 1938 y la siguió ocupando después del fin de la guerra civil.

Durante este periodo fueron Alcaldes de Fuencaliente los siguientes:

- Felipe García García, del Partido Unión Republicana, era Alcalde en octubre de 1935 y en marzo de 1936 dejó el cargo, después de las elecciones que ganó el Frente Popular, aunque siguió siendo Concejal por su partido;

- Juan José García-Moreno Muñoz, del partido Izquierda Republicana, integrado en el Frente Popular, fue elegido Alcalde en marzo de 1936, y lo fue hasta noviembre del mismo año;

- Román Muñoz Burgos, del Partido Socialista, fue elegido Alcalde en noviembre de 1936, y lo fue hasta mayo de 1938 en que fue llamado a filas, quedando la Alcaldía vacante, siendo sustituido en las sesiones del Consejo por el Primer Teniente Alcalde, Antonio Muñoz García-Moreno, de la Confederación Nacional del Trabajo;

- Fernando García Lozano, de la Unión General de Trabajadores, elegido en junio de 1938, y reelegido en diciembre de 1938, hasta enero de 1939 que tuvo que incorporarse al frente de guerra, dejando la Presidencia del Consejo Municipal al Teniente Alcalde Severiano Pérez García, de la Agrupación Socialista;

- Frutos Fernández Pozo, de la Unión General de Trabajadores (UGT), elegido Alcalde el 18 de marzo de 1939, para sustituir a Fernando García Lozano que había sido llamado a filas, por lo que fue Alcalde durante 13 días, hasta el 1 de abril;

- y Pedro Vázquez Delgado, nombrado Alcalde por el Comandante Militar que ocupó el pueblo en nombre del general jefe del Cuerpo de Ejército Marroquí el 1 de abril de 1939, que previamente había destituido al Consejo o "Soviet" Municipal "que con tan inaudita como refinada crueldad había regentado los destinos de este municipio".

Desde septiembre de 1935, hasta el 1 de abril de 1939, formaron parte del Consejo Municipal de Fuencaliente, las siguientes personas:

- Consejo Municipal en septiembre de 1935: Víctor Alonso Muñoz, José Delgado Menasalvas, Manuel Díaz Gómez, Teófanes Díaz Delgado, Nicanor García Díaz, Felipe García García, Lucio Maestre Lobato, Teodoro Pérez Santos, Luis Ramírez Fernández, Juan Antonio Santos García.

- Consejo Municipal formado en marzo de 1936: Gregorio Delgado Gutiérrez, Inocencio García Delgado, Nicanor García Díaz, Felipe García García, Fernando García Lozano, Juan José García-Moreno Muñoz, Fernando Gómez Bernabé, Regino Morales Vates, Eduardo Pérez Díaz, Teodoro Pérez Santos, Benito Piedrabuena Pozo.

- Consejo Municipal formado en noviembre de 1936: Gregorio Delgado Gutiérrez (hasta octubre de 1937, dimisión), Miguel Díaz Calvo (hasta febrero de 1938, fallecimiento), Benigno Díaz Muñoz (hasta mayo 1938, llamado a filas), Frutos Fernández Pozo (hasta mayo 1938, llamado a filas), Felipe García García (hasta octubre 1938, dimisión), Fernando García Lozano, Juan José García-Moreno Muñoz (hasta mayo 1938, llamado a filas), Román Muñoz Burgos (hasta mayo 1938, llamado a filas), Antonio Muñoz Casado (hasta octubre 1938, llamado a filas), Antonio Muñoz García-Moreno (hasta octubre 1938, llamado a filas), Escolástico Pérez García. Sustitutos: Alejandro Carmona Toril (desde marzo 1938 hasta mayo 1938, llamado a filas), Antonio Prior Pulgarín (desde marzo 1938 hasta mayo 1938, llamado a filas), Escolástico Camacho Coslado (desde mayo 1938), Florentino Gallardo Heras (desde mayo 1938), Severiano Pérez García (desde junio 1938), Emilio Pérez Santos (desde junio 1938 hasta octubre 1938, llamado a filas), Gerardo García Moreno Gil (desde octubre 1938)

- Consejo Municipal formado en diciembre de 1938: Escolástico Camacho Coslado (hasta marzo 1939, cesado por su partido), Felipe García García, Fernando García Lozano (hasta enero 1939, llamado a filas), Gerardo García-Moreno Gil, Regino Morales Vates (hasta enero 1939, llamado a filas), Faustino Pareja Lorente, Escolástico Pérez García (hasta enero 1939, llamado a filas), Severiano Pérez García, Pedro Ramos Casado. Sustitutos: Frutos Fernández Pozo (desde enero 1939), Faustino García Lozano (desde enero 1939)

Quien se aventure a leer las actas de las sesiones que celebró la Corporación Municipal en estos años le costará encontrar atisbo de esa "inaudita como refinada crueldad" en las personas que ocuparon los cargos de responsabilidad del Ayuntamiento del pueblo en tiempos de guerra; en muchos de ellos se hallará incluso verdadera vocación de servicio al Municipio y al vecindario. A varios de ellos su servicio al pueblo les costó el destierro, a otros largos años de cárcel, y algunos pagaron con su vida. La historia no fue como te la contaron. Lo peor vino después.

Fuencaliente, 2014. Francisco Díaz Buenestado paco@fuencaliente.net