Pregunta 17: Si hay algunas minas, salina, molinos harineros u de papel, batanes u otros artefactos en el término, distinguiendo de qué metales y de qué uso, explicando sus dueños y lo que se regula produce cada uno de utilidad al año

A esta pregunta respondieron: que en esta Villa, ni su término, no hay minas, salinas, batanes, ni otros artefactos de los que la pregunta refiere, a excepción de algunos molinos harineros; su fabrica de todos de cubo, que muelen con las aguas corrientes de tres ríos pequeños llamados el de Lugar, el de los Molinos, y el de la Lisea; y así mismo hay algunas prensas de sacar cera, y una caldera para fabricar jabón ralo solo para el abasto de esta Villa, y pasando a valuar y estimar el producto anual que dan respectivamente a sus dueños dichos artefactos con distinción, se ejecuta en la forma siguiente:

a el molino harinero que pertenece a Domingo García, llamado el de la Herrería, que solo muele con una piedra por no tener otra como los demás que hay en el término de esta Villa, le regulan de utilidad anual treinta fanegas de trigo por ser el mas distante de esta Villa y que carece mas de molienda;

al de Juan García de Heredia y Dionisio Ortega, vecinos de esta Villa, le regulan de utilidad anual por un quinquenio veinte fanegas de trigo y cuatro de cebada, por ser el cubo de este molino pequeño y de poco moler;

al molino que pertenece a Francisco Muñoz Cepas, Ana Juliana Muñoz su hermana y a Francisco Ignacio Muñoz, del orden de Santi Espiritus, le regulan produce en cada un año, por quinquenio, diez fanegas de trigo y dos de cebada porque solo muele a temporadas, y a este molino llaman el de la Higuera;

al molino llamado de los Guindos propio de juan Antonio Gijón, vecino de la Villa de Villanueva de Córdoba, le regulan de utilidad anual por quinquenio veinte fanegas de trigo y cinco de cebada y centeno por mitad;

al molino propio de Alphonso Díaz Serrano, vecino de esta Villa, le regulan de utilidad anual en la forma dicha veinte y cinco fanegas de trigo y cinco de cebada y centeno, de por mitad dicho centeno y cebada; y le llaman a este molino el Quemado;

a el molino que llaman de la Talaverana y es propio de Gerónimo Rodríguez le regulan de utilidad anual por quinquenio veinte fanegas de trigo cinco de centeno y cinco de cebada

a el molino llamado del Ingenio, propio de Juan Batanero el Mayor, vecino de esta Villa, le regulan de utilidad anual, por ser el mejor que hay en esta Villa, treinta y cinco fanegas de trigo, quince de centeno y cinco de cebada;

a el molino llamado del Zurdillo, propio de María Heredia, viuda de Alphonso Morillo, le regulan de utilidad anual por quinquenio veinte fanegas de trigo, cinco de centeno y cinco de cebada;

a el molino llamado de la Encinilla, propio de Juan Casimiro Díaz, y Ana López viuda de Gabriel Díaz, vecinos de esta Villa, se les regula de utilidad anual, por quinquenio, quince fanegas de trigo cinco de centeno y cinco de cebada;

a el molino llamado de la Lisea que es propio de Manuel Castellanos, vecino de la Aldea de Ventillas, jurisdicción esta Villa, le regulan de utilidad anual por quinquenio quince fanegas de trigo y ocho de cebada;

a el molino llamado de la Iñesta que es propio de Don Diego Antonio de Rísquez, presbítero y vecino de esta Villa, le regulan de utilidad anual por quinquenio veinte fanegas de trigo, cinco de centeno y cinco de cebada, cuya cantidad le paga al presente por arrendamiento Juan de Ortal, vecino de esta Villa, y que a este le regulan de utilidad anual que le produce este arriendo de molino ciento y cincuenta reales vellón;

a cada banco de cera le regulan de utilidad anual para sus dueños veinte reales porque solo se emplean en sacar la cera de la cosecha de cada uno;

a la caldera de fabrica de jabón para el abasto del común de vecinos de esta Villa que pertenece a Martín López del Cerro, le regulan de utilidad anual quinientos y cincuenta reales vellón