Pregunta 29: Cuántas tabernas, mesones, tiendas, panaderías, carnicerías, puentes, barcas sobre ríos, mercados, ferias, etc. hay en la población.

A esta pregunta respondieron que en esta Villa y su población solo hay una taberna en donde se vende el vino y aguardiente, siendo tabernero en ella Manuel Domínguez; un puesto de aceite por mayor y menor, su venta a cargo de Martín López del Cerro; otra taberna de vino por mayor y menor en la Aldea de Ventillas, su venta a cargo de Juan López; y que en atención a que el surtimiento de estos puestos es a cargo de esta villa, y que de consiguiente son las utilidades de ella, no les produce alguna otra a los vendedores mas que el diario que les paga esta dicha Villa por razón de vendajes, que son dos reales en cada un día; y que no saben ni pueden decir el producto que rinden estos puestos anualmente porque se refunden en los fines que refieren en la pregunta veinte y cuatro;

que hay así mismo un mesón en la población de esta villa, que pertenece a Juan Batanero el Mayor, a quien produce anualmente por arrendamiento doscientos cincuenta y tres reales, en el cual sirve de mesonera Maria de Espejo, viuda de Joseph de los Santos;

que hay asimismo en la aldea de Ventillas, y jurisdicción de esta villa, dos mesones que pertenecen, uno a Francisco García Lozano y Domingo Gil, a quienes producen de utilidad anual doscientos y setenta reales que les paga por arrendamiento Santiago Gil quien sirve de mesonero en él; y otro que pertenece a Gerónimo Gil quien sirve de mesonero en él, y por la utilidad que le produce anualmente, tanto por el surtimiento, cuanto por lo demás del casco de casa, le regulan cien reales vellón por tenerlo cerrado la mayor parte del año;

y que en esta Villa hay así mismo un cuarto que sirve de carnecería cuando se pesa carne, y en este tiempo se trae oficial forastero, y la utilidad que producen los derechos que se imponen en esta especie los percibe la Villa en virtud del cabezón que tiene tomado;

y que así mismo hay en esta Villa una tienda de quincallería, cuyo surtimiento se reduce a papel, hilo, agujas, alfileres y especias bastas, a la que le consideran de utilidad anual cuarenta reales a Martín López del Cerro su dueño;

y que no hay puentes, barcas sobre ríos, ferias, mercados, ni otras cosas de las que la pregunta refiere