E ansi mismo mando mis Procuradores Fiscales, que agora son, ya los que sern deaqui delante de mis Consejos, y Chancillerias, ya cada uno de ellos, que asistan, y entiendan, y tomen luego la voz, y defensa por vos la dicha Villa de Fuencaliente de todo lo suso dicho para que se guarde y cumpla lo en esta Escriptura contenido, cada y quando que por vuestra parte fueren requeridos, viniere su noticia, sin esperar otro mandamiento, ni Cedula mia, ni de los Reyes mis Subcesores para ello, que yo ansi lo mando, que sigan los pleytos que sobre ello se movieren hasta los fenecer y acabar sin costa alguna de vos la dicha Villa como cosa mia tocante mi Servicio, bien y ansi como si habiendo vos la

dicha Villa de Fuencaliente litigado lo en esta Escriptura contenido con migo, y con mi Procurador Fiscal en mi nombre en qualquier de mis Consejos, Audiencias, y Chancillerias donde se hubiese podido conoscer en contradictorio juicio, por Sentencia definitiva rectamente escrita y pronunciada, y por mi, y por el dicho mi Procurador Fiscal consentida, y tal que fuese pasada en autoridad de cosa juzgada, de que no hubiese apelacion, ni suplicacion, ni otro remedio alguno Ordinario, ni extraordinario, y esta fuese Carta Executoria librada contra cuya execucion no se pudiese poner

escepcion alguna de fecho, ni de derecho, ansi y de la misma manera, y con igual, y mejor forma quiero que sea guardado lo en esta Escriptura de Previllegio contenido, y cada cosa y parte de ello, sin embargo de la Ley que Don Enrrique el Segundo hizo en Toro, Era de mil trescientos y seis en que dispone, que las Cartas y Albalaes que se dieren contra derecho contra Ley fuero no valan, ni sena cumplidas, aunque contengan que se guarden no embargante qualquier Ley, fuero y Ordenamiento, con qualesquier Clausulas derogatorias, y sin embargo de otra ley que el Rey Don Juan el

primero hizo en Birbiesca, en que dispone que las Cartas que se dieren contra ley, fuero derecho en contra de tercero, sean obedecidas y no cumplidas, aunque en la tal Carta se haga mencion especial general de la Ley, fuero, y Ordenamiento contra quien se dieren, y que las Leyes, fueros y derechos no puedan ser derogados salbo en Cortes; y sin embargo de la Ley que Don Juan el Segundo hizo en Valladolid, Era de mil y quatrocientos y uno, que dispone, que la Carta que se diere en que se quite la justicia derecho la parte, no se guarde ni valga, aunque contenga qualesquier

Clausulas derogatorias, y derogatorias de derogatorias; y sin embargo de las Leyes, que el Rey Don Enrrique el Quarto hizo en Ocaa y en Nieva, y otras qualesquier Leyes fueros y derechos que en qualquier manera sean ser puedan contra lo contenido en esta Carta de Privilegio, sin embargo de otras qualesquier Provisiones, Cedulas y Privilegios, fueros usos y costumbres de qualquier calidad y menester que sean, puedan ser para embargo impedimento de lo suso dicho; Todo lo cual yo lo derogo y abrogo, y doy por ninguno para en quanto esto toca, quedando en su fuerza y vigor

para en lo demas paraque sin embargo de todo ello esta Carta valga y tenga fuerza de Ley como si fuera fecha y otorgada en Cortes de consentimiento y de comun determinacion de los del mi Consejo, y todos los Procuradores de Cortes de las Ciudades y Villas de mis Reynos que tienen voz y voto en ellas con todas las solemnidades, y para los casos que permiten las dichas Leyes, y suplo qualquier defecto de obreccion, y subrrepcion, que en contrario de esto pueda ser, sin embargo de la Ley que dice, que general renunciacion de Leyes fecha non vala, y sin embargo de la Ley que dice, que las Cartas que fueren dadas contra Ley, fuero derecho deben ser obedecidas y no cumplidas y que los

fueros y derechos valederos no pueden ser derogados, salvo por Cortes: E otro s no embargante qualesquier usos y costumbres que contradigan esto, y otras qualesquier Leyes fueros y derechos y Ordenamientos, Prematicas Sanciones, y estilos, usados y no usados; y Otro s no embargante la dicha mi Cedula de ocho de Febrero de mil quinientos y sesenta y seis, y otras qualesquier Clausulas derogatorias, y firmezas de qualquier natura y efecto, que lo embarguen embargar puedan, aunque de ellas se deviese de hacer expresa mencion, y hubieran de ir expresadas de palabra

palabra en esta mi Carta, que yo asi os hago doy; Con las quales y cada una de ellas, otra qualquier doy que esta mi merced que asi os hago pudiese parar algun perjuicio, de mi propio motu, cierta ciencia y poderio Real absoluto de que en esta parte quiero usar y uso, habiendolas aqu por insertas incorporadas, dispenso y las abrogo y derogo en quanto esto toca quedando en su firmeza y vigor para en todas las otras cosas, y si es necesario para mayor validacion y firmeza de esta mi carta, pongo perpetuo silencio para agora y para siempre jamas entre vos la dicha Villa de Fuencaliente y Ventillas vuestra Aldea, y el dicho Gobernador del partido de Almagro y su Alcalde Mayor y lugar

Theniente, y otras qualesquier Justicias del dicho partido de Almodovar, para que por la dicha jurisdiccion, no os puedan pedir cosa alguna en ningun tiempo; E si de esto que dicho es, quisieredes mi Carta de Privilegio, mando mis Concertadores y Escribanos mayores de los mis Previlegios y Confirmaciones, otros mis Oficiales, que estan la tabla de los mis Sellos, que os la den y hagan dar la mas firme y bastante que les pidieredes y hubieredes menester en la dicha razon, sin os pedir, ni llevar por ello derecho, ni Chancilleria, ni otros derechos, pues esta es venta, y de las ventas que se han hecho por mi, no se han acostumbrado pagar ningunos derechos, sin que os ponga en ello ningun embargo, y los

unos y los otros no fagades cosa en contrario por alguna manera, sopena de la mi merced, y de diez mil maravedis para la mi Camara a cada uno que fincare de lo ansi hacer y cumplir; Y ansimismo mando la persona que esta mi Carta de Previlegio su traslado signado de Escribano publico, mostrare, que los emplace que parezcan antem en la mi Corte donde quiera que yo estubiere desde el dia que les emplazare hasta quince Dias primeros siguientes, so la dicha pena, so la qual mando qualquier Escribano publico que para esto fuera llamado, que d al que se lo mostrare testimonio

signado con su Signo, para que yo sepa como se cumple mi mandado, y mando que tomen la razon de esta en los Libros de la de mi Hacienda por las personas que los tienen su Cargo, para el Cargo que est hecho, se hubiere de hacer de las dichas Setecientas y dos mil maravedis, de lo qual mand dar, y d esta mi Carta, firmada de mi mano, escrita en pergamino, y sellada con mi Sello y librada del Presidente, y los del mi Consejo de Hacienda y refrendada de mi infraescrito Secretario: Dada en Madrid veinte y seis dias del mes de Noviembre de mil y quinientos y noventa y quatro aos: YO EL REY ===