HISTORIA
volver

Fuencaliente tiene un término municipal de más de 27.000 hectáreas y en él se encuentra la cumbre más alta de Sierra Morena, el pico de La Bañuela con 1.323 metros.

Aunque la zona de Fuencaliente ha estado poblada desde tiempos prehistóricos, el pueblo debe su origen a un manantial de aguas termales que nace debajo de la Iglesia. Sobre este manantial de aguas termales se construyó una ermita y ésta dio origen a la actual población.

De tiempos prehistóricos se han encontrado objetos aislados de piedra pulimentada y sobre todo quedan las Pinturas Rupestres esquemáticas. En total, son doce los yacimientos de pinturas que se encuentran alrededor de Fuencaliente, siendo los más conocidos Peñaescrita y La Batanera. Se descubrieron en el siglo XVIII y se declararon Monumento Nacional en 1924. Su origen se remonta al periodo Calcolítico.

Hacha de piedra pulimentada
Molino de cereal
Punta de hierro
Lingote de plomo

Como la zona era muy rica en minerales, principalmente plomo y plata, quedan muchos restos de antiguas minas. La más importante es la Mina Romana de Valmayor donde se han encontrado restos de minería romana, aunque se supone que se empezaron a explotar mucho antes. Hay minas antiguas en Valmayor, Nueveveces, La Cereceda, El Robledo, La Colonia, Las Parcelas, Navalajeta, El Egeño, El Castillejo, Ventillas, Navalmanzano, La Herrumbrosa, etc. De estos primeros tiempos de colonización minera queda el importante yacimiento del Poblado Minero de Valderrepisa, de época romana, donde se han encontrado monedas de la República (s. II a. C.). Los romanos conocían toda esta zona como "Montis Marianis", de donde deriva el nombre de Sierra Morena, por Seto Mario, un procurador romano que tenía adjudicadas las explotaciones mineras. Por eso Sierra Morena también es llamada Cordillera Mariánica.

Uno de los yacimientos arqueológicos más antiguo encontrado son las Tumbas del Escorialejo, datadas hacia el siglo VI ó VII d. C., construidas con lajas de cuarcita, y donde se encontraron algunos restos de cerámica.

De la Edad Media se encontraron también las Tumbas de la Sacedilla, aunque con una ajuar más bien pobre. Algunos historiadores creen que se puede identificar Fuencaliente con la Iglesia de Galla, citada en un documento histórico conocido como la Hibitación de Wamba.

De época árabe quedan pocos vestigios, el principal son los restos del Castillo de Torreparda, torre de vigilancia para controlar el paso del río Yeguas. En 1575 se dice en las Relaciones Topográficas que en el término "parece haber habido muchos castillejos antiguos y restos de edificios de moros". También quedan algunos topónimos como El Castillejo y la Vereda de las Cábilas.

Pinturas rupestres de Peñaescrita
Poblado minero de Valderrepisa
Ruinas de Torreparda
Tumbas del Escorialejo

Las primeras noticias escritas las tenemos del año 1158 cuando se fundó la Orden de Calatrava, y aunque no se cita Fuencaliente, en las descripción que se hizo en 1189 de los límites de la Orden, se cita el Río Jándula, el Valle Mayor (Valmayor), la Cabeza del Pinar (Burcio del Pino), el castillo de Murgabal (Torrecampo) y los ríos Guadalmez y Guadamora. Fuencaliente quedó dentro de las tierras de la Orden de Calatrava, luego llamadas Campo de Calatrava, desde la creación de la misma, hasta la división en provincias a principios del siglo XIX, llamándose provincia de La Mancha.

Las primeras noticias históricas de Fuencaliente se remontan hacia el año 1170, cuando tuvo lugar la Batalla de la Fuencalda, entre los moros y el Maestre de Calatrava, Martín Pérez de Siones, después que éstos saquearan Almodóvar, noticia recogida por Rades y Andrada en la Crónica de la Orden de Calatrava. Por aquí pasaría una de las rutas que unían Córdoba con Toledo y ese fue el camino que siguieron los moros para atacar y retirarse de Almodóvar.

En 1274 se realiza un deslinde entre la Orden y el Concejo de Córdoba, del que se conserva una copia hecha en 1396, en el cuál se dice "del mojón sobre la Cabeza de Pinarejo que fuere a mojón cubierto al río de la Yegua". Por este deslinde, la Orden de Calatrava cede al Concejo de Córdoba las tierras que posee más allá del río Guadalmez, y desde entonces este río es el límite entre Andalucía y La Mancha por esta parte.

Del año 1305 es la confirmación de un Privilegio Papal por el Papa Clemente V (1305-1315), recogido en las Relaciones Topográficas de Felipe II en 1575. El documento es la confirmación de los privilegios otorgados por seis Papas anteriores, a lo largo del siglo XIII.

En el año 1369 tuvo lugar la Fundación de la Villa y Priorato de Fuencaliente, cuando el Maestre Pedro Muñiz de Godoy concedió licencia para poblar el término a un fraile de Calatrava que vivía en la ermita, llamado Benito Sánchez. Se llamaba entonces la ermita Santa María de los Baños o de la Fuencalda. El Maestre nombró Prior a Fray Benito Sánchez y le concedió licencia para repartir solares, todos los diezmos del término y la facultad para nombrar alcaldes y justicia en la villa, y otorgó a los futuros pobladores ciertas exenciones de impuestos. A finales del siglo XIV Fuencaliente era un importante lugar de peregrinación, como se recoge en documentos de la Catedral de Córdoba.

Ventillas se nombra en la Concordia de l442, declarando estar exenta de pagar la tercia arzobispal porque todo el diezmo corresponde al prior de Fuencaliente según el Privilegio de 1369.

En 1490 una Cédula de los Reyes Católicos confirma a los vecinos de Fuencaliente la exención del pago del impuesto de la alcábala, por "estar situado el lugar en tierra estéril, e solamente destinado para rescibir las gentes que van allí a velar en la casa de Nuestra Señora Santa María". La Cédula es la confirmación del Privilegio concedido por el Maestre de Calatrava cuando la fundación del pueblo en 1369.

En 1566, mediante Real Cédula de Felipe II, el Campo de Calatrava se divide en diversas Alcaldías Mayores, quedando Fuencaliente bajo la jurisdición del Gobernador de Almodóvar, hasta que en 1591 los vecinos recuperan la jurisdicción en primera instancia previo pago de 724.500 maravedíes.

Del año 1575 se conservan las Relaciones Topográficas de Felipe II. Se trata de las repuestas a un cuestionario enviado por Felipe II y que fue contestado por el Bachiller Rodrigo, Sebastián García Lozano, Juan Muñoz el Viejo y Lucas García, vecinos de Fuencaliente. Es una completa descripción del pueblo a finales del siglo XVI. Fuencaliente compartía en esta época una Comunidad de Pastos con Almodóvar, Puertollano y Mestanza que no será disuelta hasta finales del siglo XIX y repartidas las tierras entre estos municipios, más Brazatortas, Hinojosas y Cabezarrubias que se habían emancipado de Almodóvar y Puertollano. También se nombra el Camino Real, y se dice que iba de Andalucía a Toledo. Ventillas tiene un molino en el arroyo de la Liseda y 30 vecinos.

En 1591 se redactó un acuerdo entre el Ayuntamiento de Fuencaliente y el Rey Felipe II por el que éste concedía a la Villa un Privilegio, otorgando a sus Alcaldes la jurisdicción civil y criminal en primera instancia, y separándola de la jurisdicción del Gobernador de Almodóvar, previo pago de 724 mil maravedíes. Hasta 1566 había pertenecido a la jurisdicción de Almagro, sede de la Orden de Calatrava, y de 1566 a 1591 dependió del Gobernador de Almodóvar, lo cuál causó bastantes trastornos a los habitantes de Fuencaliente, según se desprende de la lectura de los hechos que se refieren en el citado documento. Por parte de Fuencaliente firmó el Acuerdo Melchor Muñoz, alcalde ordinario; el Juez Nicolás de Chaves actuó en nombre del Rey; Francisco de Miranda fue el escribano; Diego Moreno era el pregonero del pueblo; Pedro Gómez Fraile y Martín de la Fuente eran los mesoneros; Juan Serrano era el otro alcalde ordinario; Juan Cenicero un furtivo con problemas con la justicia; etc. El acuerdo se aprobó por Cédula Real en 1594. El documento que se conserva es la confirmación del original en 1789.

Cervantes, en El Quijote, sitúa algunas de las aventuras del Hidalgo de la Mancha por estas tierras. Parece que Miguel de Cervantes conocía las pinturas rupestres, cuando Don Quijote, haciendo penitencia en Sierra Morena dice: "Oh, vosotros quienquiera que seáis rústicos dioses que en este inhabitable lugar tenéis vuestra morada, oid las quejas deste desdichado amante" . La relación entre la aventura de los batanes y las pinturas y Chorrera de los Batanes también parece evidente. Miguel de Cervantes conocía bastante bien esta zona por sus viajes a Sevilla, donde ejerció un cargo administrativo. En esta época se viajaba de Madrid a Sevilla en postas por el Camino Real de la Plata, y así en El Quijote, como en las Novelas Ejemplares, cita otros lugares como la Fuente del Alcornoque, la Venta del Alcalde, la Venta del Molinillo, Venta Tejada y el Val de las Estacas.

En el Capítulo General de la Orden de Calatrava de 1652 se aprobó agregar al curato de Ventillas las casas que estaban al otro lado del río Montoro aunque pertenecían al término de Almodóvar.

En 1710 se hundió la Iglesia antigua de cinco naves y se construyó la actual.

En el Censo de Aranda de 1768, figura su parroquia de San Marcos de Ventillas, aneja a la de Fuencaliente, con 312 habitantes.

En 1772, en el Índice Geográfico del Territorio, se cita la Aldea de Ventillas y la Iglesia de San Marcos, con un cura y un sacristán costeados por el Prior de Fuencaliente.

De 1783 es el descubrimiento de las pinturas rupestres por el cura de Montoro Fernando López de Cárdenas. Hizo un estudio y dibujó las pinturas de Peñaescrita y La Batanera, y mandó un trozo de las mismas al Conde de Floridablanca para que formara parte del Gabinete de Historia Mineral que se estaba formando en Madrid.

En 1826, en el Diccionario Miñano se dice que Fuencaliente pertenece a la provincia de la Mancha, y tiene 398 vecinos, y 1.799 habitantes; hay una parroquia con anejo de Ventillas y una ermita. Está situado entre las Sierras Madrona y Quintana y sus baños son famosos. Ventillas tiene 46 vecinos y 196 habitantes, y es parroquia aneja a Fuencaliente.

En 1844 y 1846, Luis María Ramírez y las Casas-Deza publica sendos artículos en el Semanario Pintoresco Español, uno sobre los baños y otro sobre las pinturas rupestres. Casas-Deza era el médico del Balneario. En estos artículos se cita por primera vez la leyenda de los dos soldados de Cabezarrubias que encontraron a la Virgen de los Baños.

En 1847 se publicó el Diccionario de Madoz. Fuencaliente tiene 400 casas, en 13 calles y 1 plaza. Los caminos son de herradura y están en mal estado; tiene 421 vecinos y 2.105 habitantes. De Ventillas se dice que es una aldea en el término de Almodóvar, y por el Barranco de Nueveveces va una vereda de ganados hacia Andalucía.

En 1868 el arqueólogo Manuel Góngora Martínez, en su libro Antigüedades Prehistóricas de Andalucía, publicó los dibujos de Peña Escrita y la Batanera comparándolos con otros de sitios muy alejados, pero bastante parecidos.

En 1872 y 1877, el médico del Balneario, Benito Crespo, publicó dos artículos en la revista "El Siglo Médico", describiendo Fuencaliente y sus aguas termales.

En 1918 el francés Henri Breuil exploró, catalogó y dibujó las pinturas rupestres de Fuencaliente, publicando su obra "Les Peintures Rupestres Schematiques d’Espagne". Fruto de estos estudios es la declaración de Monumentos Nacionales en 1924 de las pinturas de Peñaescrita y las de la Chorrera de los Batanes.

RESUMEN DEMOGRÁFICO

AÑOS 1575 1598 XVII 1742 1754 1768 1787 1826 1848 1857 1897 1950 1975 2003
2007
VECIN. 120 161 50 130 300     398 421 399 548      
HABIT.           1409 1542 1799 2105   2324 3658 1522 1283
1175